Blatem Chalk paint

Últimos retoques a la nueva tienda MAC
22 octubre, 2016
¿Pintura plástica o esmalte sintético?
25 octubre, 2016
Show all

Blatem Chalk paint

Cómo aplicar Blatem Chalk Paint

Si eres una enamorado de la decoración sabrás de sobra que los efectos vintage, shabby chic y nórdico se han convertido en una constante en interiorismo. Estos estilos se caracterizan por recrear efectos desgastados y utilizar colores clarosque aporten más luz y serenidad a los hogares. En este sentido, una de las nuevas tendencias en decoración son los acabados efecto tiza.

Sí, la tiza es un recurso ideal para llenar de personalidad y buen gusto los rincones más especiales de tu casa: el mueble de recibidor que te da la bienvenida, ese armario que abres cada mañana, las sillas de madera donde os sentáis tú y tus amigos cuando disfrutáis de una buena comida… Como no podía ser de otra forma, Pinturas Blatem acaba de lanzar una solución de decoración para los amantes de la pintura efecto tiza: Blatem Chalk Paint. Se trata de una potentísima arma para jugar al máximo con la creatividad en decoración. Por poco dinero y de forma muy sencilla podrás redecorar y reciclar viejos muebles y objetos recreando el efecto tiza del que todo el mundo habla.

Con Chalk Paint de Pinturas Blatem podrás renovar todo aquello que puedas imaginar, imprimiendo un interesante aspecto artesanal. Consigue que tu decoración cuente historias y presume de una casa original, fresca y acogedora.

Cómo aplicar Blatem Chalk Paint

Pintura efecto tiza que imprime un efecto desgastado sobre un gran número de superficies del hogar: madera, yeso, ladrillo… Resistente y de elevada cubrición, destaca por su aplicación directa sobre madera sin imprimación previa, ofreciendo 12 colores de efecto ultra mate que refuerzan el acabado tiza de moda.

Pasos a seguir:

Limpiar bien la pieza y eliminar motas o restos de polvo.
Aplicar la pintura con brocha, rodillo o pistola aerográfica siempre con baja dilución de agua: brocha o rodillo 5-10% y pistola 15-20%.
Aplicar al menos 2 capas.
Dejar secar una hora entre cada capa (dependerá siempre de si la superficie tiene pequeños detalles como relieves o texturas).
Para un acabado más vintage, aplicar dos capas de distinto color para después lijar la última mostrando detalles de la primera.